Cazadorenlaoscuridad

Recolectando las moreras que nadie aprovecha

2 136

Con la llegada de la primavera las fruterías se atascan de frutas de todos los colores, de pocos sabores y de dudosa procedencia. Mientras llega el mes de julio momento en que estallan de azúcar mis albaricoques me dedico a la rebusca de frutos silvestres. Es la hora de andar recolectando las moreras que nadie quiere.

A nuestro alrededor maduran frutas en huertas abandonadas y zonas comunes poco cuidadas que suelen echarse a perder. Los árboles raquíticos y llenos de leña suelen ser mi objetivo, producen fruta muy fea pero sabrosa y sobre todo libre de químicos. Hace tiempo que aprendí que la fruta bonita y vistosa suele ser un fraude y salvo honrosos casos suelo acertar.

 

Las moreras unos árboles muy provechosos

Morus alba es el nombre fetén de esta familia de árboles con multitud de aprovechamientos que crecen a nuestro alrededor sin que a menudo nos demos cuenta. Árbol de mediano tamaño de hojas anchas originario de oriente fue traído a la península hace tantos años que ya forma parte de nuestros ecosistemas.

Recolectando las moreras/Recolector/Cazadorenlaoscuridad

Su madera es es veteada, dura y resistente al paso del tiempo, los muebles antiguos resisten con estoicismo el paso de los años y la carcoma. De los brotes jóvenes de un año pueden extraerse fibras que antaño se aprovechaban para construir utensilios de uso cotidiano.

En la medicina china tradicional se usan todas sus partes de la raíz a la copa, incluso las cenizas dan origen a una terapéutica lejía elaborada en los balcanes. Pero el uso más popular entre nosotros es la recogida de sus hojas, como alimento para los gusanos de seda . También usadas en la Región de Murcia para alimentar el ganado en época invernal.

 

Recolectando las moreras se ensucian las manos

Sin descartar el aprovechar un día otras partes en cualquiera de mis futuros trabajos incluida la madera seca como leña. El principal aprovechamiento al llegar la primavera es recoger sus fruto, desde hace un tiempo me acerco a recoger unos pocos.

Recolectando las moreras/Recolector/Cazadorenlaoscuridad

 

Los años propicios que llueve en su época y no aprietan las calores tempranas se cargan como si fueran árboles de navidad llenos de bolas. Este ha sido especialmente bueno, permitiendo además una sazón de las bayas bastante escalonada, lo que ha permitido consumirlas durante muchos días.

 

Recolectando las moreras/Recolector/Cazadorenlaoscuridad

 

Las moras son gordas y jugosas sin exceso de azúcar, algo que apreciamos mucho los que no somos golosos.

Para coger las más maduras solo hay que tirar suavemente de ellas y el pedúnculo se rompe.

 

 

 

Operación que deja las manos moradas, con un poderoso tinte, tan poderoso que de caer en la ropa no se quita fácilmente.

Conviene llevar unos pantalones que no les tengamos mucho aprecio, o andar esquivando las ramas «estilo ninja».

 

 

Recolectando las moreras/Recolector/Cazadorenlaoscuridad

 

Mientras voy cosechando las ramas a mediana altura los perretes se ponen «púos» zampándose las moras del suelo, sin duda las más maduras, las mejores.

 

 

Como están cerca de casa no es preciso llenar un cesto, con una pequeña fiambrera tenemos para un par de días o tres.

 

 

 

 

Una vez en casa, el refrigerador es el mejor sitio para guardarlas y la misma fiambrera el frutero más sencillo que guarda su frescura.

 

 

 

 

Mientras maduran las otras moras

Las otras, los frutos de la zarzamora igual de sabrosos, más potentes y salvajes están madurando poco a poco, aún les quedan varios meses.

 

Recolectando las moreras/Recolector/Cazadorenlaoscuridad

 

También saldremos a recolectar las moreras, en este caso las zarzas para hacer acopio de bayas silvestres libres de productos químicos.

Con ambas especies se pueden elaborar licores, melazas, tartas. mermeladas y un sinfín de productos que habrá que ir mirando. De momento a seguir recolectando las moreras que nadie aprovecha y consumir los espárragos que tenemos en conserva.

2 Comments

  1. Sole Martínez

    Aquí en Cuenca hay un monton de Moreras, las pusieron en las aceras y hechan a montones.

    1. Las que se plantan en la urbe no están libres de química pero tampoco son veneno.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡No te vayas sin suscribirte!Forma parte de la Comunidad

Solo tienes que introducir tu nombre y correo electrónico y empezarás a recibir en tu bandeja de entrada los últimos artículos publicados en el blog, contenido exclusivo para suscriptores y mucho más...

Veo que llevas un rato en el blog...¿Te está gustando el contenido?
Si es así, puedes suscribirte y formar parte de la Comunidad de Cazador en la Oscuridad que sigue creciendo día a día. Solo tienes que dejarme tu nombre y correo electrónico y empezarás a recibir en tu bandeja de entrada los últimos artículos publicados en el blog, novedades, contenido exclusivo para suscriptores y mucho más...