CazadorEnLaOscuridad

Montaje original para un trofeo especial.

0 227

No es mi costumbre guardar el trofeo de los animales que cazo, no encuentro nada especial el montarlos en una tabla. Aún así no descarto algún día hacer un montaje original, alejado de los convencionales con la impronta que llevan mis trabajos y mi Lobo primitivo grabado a fuego.

Hoy traigo uno que hice para una persona muy especial, un recuerdo grande de un día muy grande. Su dueño lo mira con el todo el orgullo de un Cazador y con todo el respeto que merecen los huesos que un día formaron parte de un animal.

 

De naturalizar trofeos solo tenía nociones

Pese a no ser un trabajo difícil tiene más detalles que observar de los que en principio pueda parecer. Detalles a primera vista insignificantes pero perfectamente capaces de arruinar el acabado.

Fue un trabajo de aprendizaje, de dar tumbos hasta enderezarlo todo y conseguir un remate aceptable. Tenía dos retos por delante, el acabado y un precio contenido que no superara al del taxidermista.

Montaje original/Cueros, Astas y Pieles/Cazadorenlaoscuridad

El primer error fue dejar la cabeza pudrirse, cierto es que dejarla pudrir en el campo durante meses la deja bien limpia y el tono del hueso es natural. Quizá debiera haberla dejado un año entero oculta de las bestezuelas y a salvo de los rayos del Sol.

Las prisas no son buenas cuando no se tiene una idea clara para trabajar, cuando no nos guía la costumbre de la experiencia. Una vez medio podrida no me quedó más remedio que cocerla sino quería tener que esperar muchos meses para terminarla.

 

El segundo cocerla solo con agua

Montaje original/Cueros, Astas y Pieles/Cazadorenlaoscuridad

El aspecto y el olor no era muy agradable, más de uno la hubiera «zumbado la cuesta abajo» pero no suelo dejar las cosas a medias.

Una vez limpio lo «más gordo» la metí en la olla para ablandar lo que quedaba y desinfectarla un poco.

Salvo la peste que despedía no tuvo mucho secreto salvo repetir el proceso por dos veces para intentar quitar el nauseabundo hedor.

Tardó mucho en irse, descarté así la opción de dejar la carne pudrir para el próximo montaje original.

 

Colocada en una caja de plástico para que no se escurriera la limpié con agua a presión hasta dejarla impoluta.

Tarea muy delicada por la fragilidad de los huesos nasales que consiguieron pasar la prueba.

A estas alturas ya estaba tan escamado que andaba con pies de plomo. En mojado una vez en casa el aspecto no era el mejor.

 

El color distaba mucho del blanco hueso que yo conocía, sabía como conseguirlo pero los productos tenían un precio fuera de mi alcance. Y no solo por el desembolso sino por las cantidad de producto que debía adquirir sino quería pagarlo más caro que el whiskie escocés.

Al final tuve que improvisar para darle un buen acabado

No quedaba otra opción que sacar de nuevo la varita mágica, la  misma que me ha sacado de tantos apuros en mi taller a lo largo de los años. La «magia» volvió a hacer acto de presencia con solo invocarla y trabajarla un poco.

El primer intento para blanquear el hueso fue cubrir la cabeza entera con un paño empapado en agua oxigenada común a 0´75 € el bote, gaste tres enteros.

En días sucesivos fui añadiendo el milagroso liquido esperando un blanco decente aunque no fuera «blanco nuclear».

No resultó, una vez seco el hueso quedaba muy sucio, sombras por todos lados que distaban mucho del acabado que estaba buscando.

Lo siguiente fue ir a almacén asiático del «todo a un euro» y comprar un bote de pintura blanca por 1´80€.

 

El blanco era ahora excesivo, pero al menos ya tenía la mitad del trabajo hecho y la senda a seguir bien trazada.

Tocaba envejecerlo a bajo coste como el resto del montaje original, para ello utilicé una mezcla de y nicotina disueltos en agua.

Tras varias pruebas y dos semanas más enfangado con la dichosa cabeza tanto experimento dio su fruto.

Lástima que un mal golpe se llevara por delante los huesecillos nasales que tanto cuidado había puesto en conservar.

Montaje original/Cueros, Astas y Pieles/Cazadorenlaoscuridad

El resultado mereció la pena o al menos eso parece

Una vez preparado el hueso y montados los cuernos quedaba montar el soporte y la inscripción conmemorativa. La panoplia iba a constar de unos viejos maderos que tenía ya ensamblados.

La chapa donde grabar las inscripciones la sustituí por la parte más ancha de la mandíbula inferior.

 

Me pareció mucho mas en consonancia con el montaje original, además de imprimirle un rasgo primitivo. Los maxilares son los más apreciados para tallar herramientas de hueso, sierras y hoces generalmente.

Los herrajes para montarla los saqué de unos hierros que tenía entre la chatarra y sin llegar a estar oxidados tienen una pátina que no desentona. Una flecha apuntando hacía abajo remata el montaje original y sirve para interpretar que la cabra fue abatida con arco.

 

Un montaje original de un trofeo particular para un recuerdo muy apreciado

Montaje original/Cueros, Astas y Pieles/Cazadorenlaoscuridad

Para apreciar el montaje original nada mejor que verlo en la pared colgado, el propietario está más que satisfecho con el trabajo y yo también.

 

 

 

 

 

 

Con el parón cinegético no sé cuando caerá en mis manos otro cráneo, quizá rescate algún colmillo del cajón para montar algo bonito.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡No te vayas sin suscribirte!Forma parte de la Comunidad

Solo tienes que introducir tu nombre y correo electrónico y empezarás a recibir en tu bandeja de entrada los últimos artículos publicados en el blog, contenido exclusivo para suscriptores y mucho más...

Veo que llevas un rato en el blog...¿Te está gustando el contenido?
Si es así, puedes suscribirte y formar parte de la Comunidad de Cazador en la Oscuridad que sigue creciendo día a día. Solo tienes que dejarme tu nombre y correo electrónico y empezarás a recibir en tu bandeja de entrada los últimos artículos publicados en el blog, novedades, contenido exclusivo para suscriptores y mucho más...