Cazadorenlaoscuridad

Melba del Carrascal

0 329

Melba del Carrascal te llamabas, en honor a una osa muerta por accidente de Caza. Y al monte donde al tiempo forjamos nuestra pasión cazadora.

Melba del Carrascal, mi querida amiga.

A pesar de llevar varios años sin verte, quiero que sepas que no te he olvidado. Ni podría aunque quisiera.

No se pueden borrar de un plumazo las sensaciones, emociones y sentimientos que se agavillan en la montuna alma de los hombres de campo.

Nuestras primeras codornices a muestra donde mostraste la clase que llevabas dentro. Donde premiaste con creces todo el adiestramiento y el trabajo que nos llevó conseguirlo.

Aquellas caminatas tras las perdices cuando nuestra juventud nos lo permitía. Desafiando incansablemente cuantas trabas se interponían en el camino para llegar hasta ellas y abatir unas pocas.

Recuerdos imborrables.

Durante años, madrugamos juntos para despertar al Sol al llegar al coto después de casi tres horas de viaje.

Una vez allí, recuperábamos nuestra verdadera esencia, esa que la fría ciudad pretendió arrebatarnos sin conseguirlo para volver a ser nosotros, volvíamos a ser libres.

Caminábamos juntos, el uno «en pos» de la otra, uniendo sentidos con sabiduría y aprendiendo el uno del otro por instinto.

Tragándonos los cerros a bocados y dejando atrás a nuestras sombras siguiendo las estelas rojas o la bandera azul de una barra de torcaces.

Bajando barrancos a zancadas y saltando romeros a la carrera cuando caía una alicorta o fuera de nuestra vista.

Haciendo temblar de terror a todas las presas del lugar. Llegando hasta los más recónditos lugares donde nadie subía. Donde se escondían las piezas más listas que en cuanto escuchaban los primeros disparos de mi vieja escopeta.

Aquellas excursiones familiares con ese cachorro humano que llegó a truncar nuestra común historia.

Imagino el insondable dolor que sufriste cuando fueras consciente de verte suplantada por una criatura tan pequeña pero así es la vida. También sucedido si hubieras llegado a ser madre.

Melba del carrascal/perros de caza/Mis Perros

Siempre te echaré de menos…

Echo de menos tus travesuras Melba del Carrascal. Tus glotonerías y ese rictus de cordero degollado que sabías interpretar cada vez que te echaba una buena bronca. Cuando te escondías bajo la mesa simulando haber desaparecido como por encanto.

Te perdoné todas tus faltas hasta que degollaras a nuestra otra perra caniche por arrebatarle la comida y pasarse de dominante.

Hoy día tengo otros perros que han venido para ocupar tu sitio sin usurpar tu lugar en mi memoria.

Les quiero tanto como a ti y espero que cuando les llegue la hora del desencuentro con la vida lleguen hasta ti y me aguardéis hasta que llegue la mía.

¡Cuánto vamos a disfrutar todos juntos!.

 

Melba del carrascal/perros de caza/Mis Perros

 

Volveremos a estar juntos.

Seremos incansables y gozaremos del todo el tiempo del mundo para acechar a los jabalíes en sus bañas o hacer volar las perdices. Hasta entonces compañera descansa tranquila teniendo presente que nos acordamos de ti.

Triste trabajo me guardo el destino con ser el autor de tu muerte. Hubiera renunciado a ser parte de tu vida con tal de no tener que llegar a tragar a contrapelo semejante trance.

Para no tener que seguir el mandato que tus suplicantes ojos me obligaron llevar a cabo. Pero la vida es así de amarga y cruel y no me arrepiento un ápice el haber rebajado tu dolor a fuerza de acrecentar el mío.

En estás páginas donde espero queden impresas para siempre dejaré varios fragmentos de la desesperada narración del suceso.

Y alguna cosa más.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡No te vayas sin suscribirte!Forma parte de la Comunidad

Solo tienes que introducir tu nombre y correo electrónico y empezarás a recibir en tu bandeja de entrada los últimos artículos publicados en el blog, contenido exclusivo para suscriptores y mucho más...

Veo que llevas un rato en el blog...¿Te está gustando el contenido?
Si es así, puedes suscribirte y formar parte de la Comunidad de Cazador en la Oscuridad que sigue creciendo día a día. Solo tienes que dejarme tu nombre y correo electrónico y empezarás a recibir en tu bandeja de entrada los últimos artículos publicados en el blog, novedades, contenido exclusivo para suscriptores y mucho más...