Primitivo, Atávico y Auténtico

El espliego y la larga tradición de su cosecha.

2 389

Hace muchos años ya que el alambique del espliego se pudrió en las eras quedando solo un amasijo de hierros oxidados como testimonio de otros tiempos. Una era de economía de subsistencia donde se aprovechaban todos los recursos al alcance para «ganase unas perras».

Hoy día esta planta no se puede cosechar con fines lucrativos y las gentes apenas la recuerdan. Esta mañana decidí coger un manojo para rememorar esos tiempos, por fortuna pasados y hacer una pequeña artesanía.

Mientas el pueblo todavía duerme.

Yo voy trepando la vieja vereda, más vieja que el propio pueblo data de los tiempos donde «La Mesta» era una institución grande y respetada por estas tierras. Todavía hoy sobrevive, arrinconada pero viva sigue siendo la calzada por donde trashuman año tras año cientos de cabezas de ganado, camino de Andalucía.
Espliego/Recolector/Cazadorenlaoscuridad

Voy atrapando pequeños manojos de las conocidas y ralas plantas que este año han florecido tras la sequía. Mis perros como siempre caminan a mi lado.

Espliego/Recolector/Cazadorenlaoscuridad

Sin cortar todas las flores de la mata para que las abejas puedan «trastear» por lo suyo. Esos asombrosos insectos a los que debemos todas las frutas y hortalizas que comemos, el mundo vegetal gira en torno a ellas aunque a veces se nos olvide.
Espliego/Recolector/Cazadorenlaoscuridad

El espliego una flor de verano.

Lávancula agustifolia, Lávancula spica, lávancula latifolia van apretándose en mi mano con la ayuda del corneta .El Sol comienza a ascender como siempre que lo miro desde este paraje tras las eras del pueblo. Sus rayos reflejan los tonos violáceos de las enhiestas flores.

Espliego/Recolector/Cazadorenlaoscuridad

 

Con el trabajo terminado llega la hora de recogerse.

Sobre las nueve cuando el pueblo se despereza y comienza a rebullir yo regreso a mi guarida. El manojo no es muy grande porque la floración ha sido escasa y con este ya me esperan unas horas de trabajos manuales.Espliego/Recolector/Cazadorenlaoscuridad

Pero antes habrá que tomar un tentempié a modo de desayuno. Normalmente suelo asar carne pero hoy el tiempo se me echa encima y no quiero alargar la faena hasta la tarde.

Espliego/Recolector/CazadorenlaoscuridadLos pepinos y el tomate rociados con buen aceite de oliva refrescan la boca después de la caminata. Los productos porcinos y el queso alimentan lo suyo y saben mejor tras el ejercicio.

 

Las piñas de espliego, un ambientador natural para el ropero.

Para fabricar esta especie de «Maraca odorífera» solo hace falta un poco de maña y una gran parte de paciencia. Lo primero será igualar las flores para formar un ramillete y atarlo a ras.

Espliego/Recolector/CazadorenlaoscuridadDespués viene la parte mas delicada de la operación, recortar el sobrante de las flores de espliego para formar el cuerpo de la «piña».

Espliego/Recolector/CazadorenlaoscuridadFormada la bola y estando bien prieta solo queda darle la vuelta  a los tallos para cubrirla y atarla otra vez a ras de la bola pero por encima. Para darle un acabado más campestre no hay como un junco tapando la atadura.Espliego/Recolector/CazadorenlaoscuridadCon el resto de flores de espliego que sobran del recorte podemos hacer un «saquete aromático», no quedará tan lucido como la piña pero dará mucho más olor. Yo hice tres y los uso para la maleta del arco, piñas salieron cuatro después de seis horas de trabajo.Espliego/Recolector/CazadorenlaoscuridadUn trabajo tedioso pero reconfortante, poder regalar una de estas piñas a algún familiar o simplemente meterlas en un cajón para guardar el aroma del campo. Con el tiempo el olor se «añeja» y cambia hasta volverse ácido sin llegar a ser desagradable.

 

Otros usos del espliego.

Con el espliego también se elaboran tisanas digestivas o se extraen de ella aceites esenciales como la lavandina. Yo lo uso para disimular mi olor en las esperas veraniegas y funciona de maravilla.

Una planta maravillosa que debemos respetar para que siga vistiendo y perfumando nuestros liegos, caminos y campos. Para que sirva de alimento a las abejas y poder seguir disfrutando su miel.

 

2 Comments

  1. Hola Moisés, mi tío sigue haciendo piñas de espliego y todos los años nos trae a Cuenca.
    Gracias por tu reportaje es muy bonito e ilustrativo.

    1. De nada Sole, aquí lo tienes colgado para cuando quieras volver a verlo. Gracias por comentarlo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡No te vayas sin suscribirte!Forma parte de la Comunidad

Solo tienes que introducir tu nombre y correo electrónico y empezarás a recibir en tu bandeja de entrada los últimos artículos publicados en el blog, contenido exclusivo para suscriptores y mucho más...

Veo que llevas un rato en el blog...¿Te está gustando el contenido?
Si es así, puedes suscribirte y formar parte de la Comunidad de Cazador en la Oscuridad que sigue creciendo día a día. Solo tienes que dejarme tu nombre y correo electrónico y empezarás a recibir en tu bandeja de entrada los últimos artículos publicados en el blog, novedades, contenido exclusivo para suscriptores y mucho más...