Primitivo, Atávico y Auténtico

Collejas esas finas hierbas con nombre de sopapo.

0 88

Si preguntáramos a algún jovenzuelo de ciudad si quiere que le demos algunas collejas seguramente saldría «a escape» temiendo recibir algún cachete en la nuca. No suelen buscar collejas los jóvenes de hoy día, más bien suelen dárselas entre «colegas» o recibirlas como castigo por parte de sus mayores.

Pero hoy no voy a hablaros de esa bofetada trasera entre la burla y la caricia, de ese soplamocos justiciero en el pescuezo del bocazas. Del pescozón a tiempo o a destiempo que hemos sufrido en nuestras carnes alguna que otra vez, la galleta «a mano abierta» quedará para otro día.

Hoy traigo una de las hierbas más sabrosas que existen en el campo y cada día conocen menos gentes.

 

Las collejas primas de los claveles.

Las collejas cuyo nombre fino es Silene Vulgaris pertenece a la familia de las cariofiláceas que también incluye a las clavellinas y claveles. Con unas flores globosas y lobuladas que se tornan acampanadas al abrirse, vistosas y elegantes que rara vez pasan desapercibidas.

Buscar collejas/Recolector/Cazadorenlaoscuridad

Suelen vivir en densas colonias formando un abigarrado entramado de raíces que les asegura un nuevo brote cuando el frío, el calor o la falta de agua se hacen incompatibles con la vida. Pobladoras de tierras de labor y márgenes suelen rebrotar cuando estas se remueven sin destruirlas.

También son bastante comunes en los «praillos», corrales abandonados y los ribazos de riachuelos y caminos. No desdeñan el cobijo de las piedras pues no les gusta demasiado el aire y se llevan mal con los hielos.

 

Buscar collejas para la cocina.

Dejando a un lado la botánica, aunque no deja de ser interesante nos centraremos en la parte gastronómica que será mucho más provechosa y nutritiva. Las partes que que más nos interesan de las collejas son las hojas y los tallos tiernos.

Buscar collejas/Recolector/Cazadorenlaoscuridad

La mejor forma de recolectarlas es utilizar un cuchillo de hoja ancha suficientemente afilado para cortar los tallos sin arrancar las raíces.

Buscar collejas/Recolector/Cazadorenlaoscuridad El tamaño ideal para cosecharlas suelen ser los cuatro cinco centímetros de diámetro.

El color de las hojas suele ir del verde intenso al verdeazulado, cambiando fundamentalmente según la sequedad del terreno.

 

.

Buscar collejas/Recolector/Cazadorenlaoscuridad

Una vez hecha la siega llega el turno de la primera criba, abrojos, hierbas, ramillas y hasta musgo, llega en compañía de las collejas.

 

 

 

Buscar collejas/Recolector/Cazadorenlaoscuridad

Del suelo a una bolsa de malla o de plástico sino tenemos otra cosa a mano.

 

.

 

Una vez en casa «solo» queda entregar nuestro tiempo a la ardua tarea de seleccionarlas y limpiarlas. «Al remate» del trabajo, de toda la bolsa de collejas quedará la tercera parte como mucho.Buscar collejas/Recolector/Cazadorenlaoscuridad

 

Después de buscar collejas toca cocinarlas.

Buscar collejas/Recolector/CazadorenlaoscuridadConozco pocas recetas para verduras debido a mi condición principalmente carnívora. Suelo prepararlas en tortilla, revueltas con huevo, cocidas con aceite de oliva o en arroz y hervido sustituyendo las domesticadas espinacas o acelgas.

Son unas hierbas tan sabrosas y nutritivas que ampliaré horizontes para comerlas más a menudo y conocer mas preparaciones.

 

Buscar collejas/Recolector/Cazadorenlaoscuridad

Quién sabe sino termino teniendo plantación propia.

 

Esta vez haremos una tortilla.

La preparación más común y popular de las collejas es sin duda la tortilla, sencilla como pocas pero no menos deliciosa. Igual que los espárragos o las setas la tortilla es una preparación socorrida y deliciosa.Buscar collejas/Recolector/Cazadorenlaoscuridad

Ingredientes:

  • Huevos de corral.
  • Collejas limpias.
  • Aceite de oliva.
  • Sal.
  • Ajo fresco.
  • Genjibre molido.

Batir los huevos con la sal y el genjibre, dejarlos reposar un rato mientras se pochan las collejas.

En una lágrima de aceite bien caliente echar las collejas crudas a fuego medio.

Añadir los dientes de ajo y la sal en cuanto empiecen a cocinarse.

Seguir removiendo hasta  que terminen de cocerse.

Añadir las collejas al huevo y mezclarlo todo bien, echarlo a la sartén y cuajarla por ambas partes.

 

 

Maravilla de maravillas.

Suerte al buscar collejas y buen provecho.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *