Aquiles del Atávico atardecer


Aquiles fue pequeño pero valiente, cabezón pero avispado, celoso aunque tolerante y protector con su manada. Vino a mi hace ya cuatro años, para cubrir el puesto de perro rastreador de sangre, un oficio para el que tenía excelentes cualidades. Poco a poco se unió a nuestra familia donde se hizo un sitio por méritos propios. El miembro más pequeño, más adorable y más gruñón.

Aquiles del Atávico atardecer

Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: