Aquiles del Atávico atardecer


Aquiles fue pequeño pero valiente, cabezón pero avispado, celoso aunque tolerante y protector con su manada. Vino a mi hace ya cuatro años, para cubrir el puesto de perro rastreador de sangre, un oficio para el que tenía excelentes cualidades. Poco a poco se unió a nuestra familia donde se hizo un sitio por méritos propios. El miembro más pequeño, más adorable y más gruñón.

Victima de la puta Leishmania murió el Junio pasado dejándonos rotos, aún no he podido encontrar el valor para escribir su historia.

Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: