Asando pollos

Por desgracia la carne que se consume en mi casa no es siempre de caza, a veces los animales domésticos también tienen cabida en mi mesa. Mientras termino el corral nuevo habré de comprarlos en el supermercado pero la preparación salvo el sacrificio, eviscerado y desplume serán las mismas.

 

 

 

 

 

Al principio me bastaba con abrirlos, “espatarrarlos” en la plancha o la parrilla y darles vueltas hasta que estuvieran en su punto. Para mejorar el resultado y el sabor solo quedó implementar un par de cosas.

 

 

 

 

 

 

Lo primero es abrir todo el pollo hasta llegar al hueso, retirar el buche y quitar la quilla para que no sea una molestia al cerrar las parrillas. Las alas también se separan para asarlas aparte teniendo cuidado de colocarlas en las esquinas que menos calor vayan a recibir.

Aqui puede verse el proceso completo en poco más de tres minutos.

 

 

 

IMG-20180310-WA0044

Siempre habrá algún espectador dispuesto a dar cuenta a los desperdicios.

 

 

 

 

 

El otro es elaborar un majado para embadurnar la carne mientras se asa y absorba sus aromas sin estropearla. Un par de dientes de ajo picados, orégano y romero secos, pimienta en polvo, vino, aceite de oliva y ese sazonador que nos gusta añadir a la carne cuando la preparamos.

El pollo es una carne de sabor muy suave que personalmente no me gusta adobar. Pero al añadir las especias durante el calor del asado la carne toma los aromas de manera muy sutil pero suficiente para mejorarla.

 

 

 

 

 

Una vez puesto en las ascuas lo iremos bañando con una cuchara con cuidado para no apagarlas. Siempre por el lado que termina de asarse tras darle la vuelta.

 

 

 

 

 

 

 

Si tenemos dudas sobre la crudeza del asado es fácil retirarlo de una pieza para repasar los cortes en un plato.

 

 

 

20180225_144833

 

 

 

Otro par de vueltas y el pollo termina de asarse quedando listo para comer guardando todos sus jugos, sabores y los aromas sutiles de las especias. La piel queda inservible pero una vez retirada aparece una fina capa de grasa fundida que de haberla quitado no existiría.

 

 

 

 

Otra variante es sustituir el vino por la cerveza, el resultado es parecido pero con menos sabor.

 

 

 

 

 

 

 

20180414_150649Para aprovechar todo lo comestible y dar una parte a los perros los desperdicios también los cocino aparte.

 

 

Un vídeo para ilustrar la preparación, los ingredientes descritos pueden variarse al gusto del cociner@.

 

 

 

 

 

 

 

A veces en lugar de brasas y  parrillas elijo la rapidez del romero y  la plancha que funciona cojonudamente con la biomasa en forma de piñas bien secas.

 

 

 

 

 

 

 

 

Seguiremos enredando con la cocina de leña, planchas, parrillas, cerveza barata  y vino peleón. La que cocinamos en sartenes con el culo negro, bebemos “al chorro ” de la bota, esa que comemos y disfrutamos con la navaja y las manos.

 

 

 

 

 

Categorías: Cocina Rústica | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: