Jaulas Maletero.

Tener un perro en la ciudad lleva aparejados muchos inconvenientes. Su espacio vital dentro del piso, encontrar lugares adecuados para los paseos diarios son algunos de ellos a los que se debe hacer frente para que nuestro amigo tenga buena calidad de vida. Otra de las dificultades que debemos vencer quienes llevamos nuestro animal a todas partes es el transporte, más concretamente el espacio que ocupa en nuestro coche y la comodidad que debe disfrutar en él.

Los coches grandes y espaciosos no tienen demasiados problemas pero los pequeños deben adaptarse para su transporte con los equipamientos adecuados. Los transportines comerciales si bien son bastante adecuados para el animal dejan mucho que desear en cuanto al espacio disponible en el vehículo.

Con el problema entre las manos no me quedaba otra solución que hacer una jaula a medida que encajara en el espacio del maletero y permitiera suficiente espacio para que mi perro viajara bien cómodo.

 

 

 

IMG_20140308_160812

 

 

 

 

No fue difícil construir el “aparatejo” y en pocos días adapté una jaula al hueco que quedaba bajo la bandeja cumpliendo sobradamente con el objetivo a desempeñar. Las medidas no son exageradas pero si suficientes.

 

 

 

 

En su día También Aquiles viajaba en otra mas pequeña situada encima de la de Uncas aprovechando al máximo el espacio disponible y viajando ambos en primera clase.

Para una familia que cada fin de semana se desplaza al campo y necesita utilizar cada rincón disponible apilando la carga cuando es necesario con total seguridad para sus perros.

 

 

 

 

 

 

 

En el siguiente vídeo puede verse su sencillo funcionamiento de la jaula y el rápido acomodo de su ocupante.

 

 

 

 

 

 

 

 

Soporta un peso de unos 40 kg, queda perfectamente oculta y en penumbra cuando se cubre con la bandeja protegiendo al perro del calor y las molestias que le puedan causar los curiosos o los “tocapelotas”. El suelo cubierto de una gruesa goma transparente evita el contacto con el hierro además de aislar al animal y de ser fácilmente lavable.

 

 

 

 

 

 

 

 

Cubierta con un saco de dormir es perfecta para el invierno evitando las corrientes de aire y guardando el calor al mismo tiempo. Un viejo chaleco de caza ya inservible le sirve de almohada y le ayuda a guardar el calor más cercano.

 

 

 

2013-08-16 17.47.07

 

 

 

 

En verano basta quitarlos para que todo sea frescor, evitando el Sol directo el perro va tan cómodo como el resto de ocupantes.

Cada cuál se las apaña como puede, esta es la solución que yo encontré y de  momento sigue funcionando.

 

Categorías: Metal | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: