El Arco

Mi primer arco efectivo fue hecho por mi con una gruesa rama de mimbre.  En plena adolescencia y ante la imposibilidad de comprar uno industrial tuve que conformarme con escoger la madera adecuada, pelarla, tallarla y montarle unas cuerdas. No quedó mal del todo y aunque jamás lo pesé superaba las 30# sobradas, suficientes para tirar conejos o palomas en el suelo, algo que siempre quise intentar pero jamás tuve ocasión. Perdió la fuerza por dejarlo montado y estuve varios años sin acordarme de los arcos dedicado al aire comprimido.

Con mi primer trabajo llego el “de verdad”, un Magnum de 70# de los años ´90 un arco de poleas redondas en color negro, sobrio y muy largo, lo conseguí a un precio bastante asequible. Aunque no tenía coche me las apañaba para sacarlo al campo “de strangis” metido en su fina funda cruzado en la espalda a lomos de mi moto.  Llegué a cazar una paloma zurita echada en una viña mientras el bando comía, un lance de los que jamás se olvidan.

Años después tomé contacto con la caza pero lo colgué de la pared por falta de oportunidades, mi coto no brindaba la más mínima oportunidad de abatir una pieza sino era con escopeta. La orografía, los horarios y las oportunidades no se prestaban a cazar con arco. Pasaron “veintimuchos” años donde rifle y escopetas formaron parte de mi pequeña “batería” de herramientas pero la intención de rescatarlo en cuanto tuviera ocasión, era una idea profundamente larvada en mi cerebro.

 

006

 

 

Cuando comencé a matar jabalíes con el rifle tardé muy poco en anhelar la posibilidad de usar mi viejo y poco usado arco que esperaba colgado dentro de su funda. Sentía la necesidad de acercarme más a ellos, darles más oportunidad de descubrirme y escapar, era demasiado fácil tumbarlos a cincuenta metros de distancia. Quería acecharlos desde cerca, verles bien y obligarme a ser mas cuidadoso en los lances.

Así que lo descolgué, le quité bien el polvo y comencé a practicar con el firme propósito de aprender, mejorar y cazar con él en cuanto estuviera listo. No iba mal del todo el armatoste, agrupaba decentemente y a pesar de los años su escaso uso mantenía las palas en buen estado.

 

 

2013-07-13 13.40.47

 

 

Sin embargo una vez puesto en ello me parecía un arma poco contundente para los recios marranos españoles. El espeso pelaje, el barro,  la piel  tan dura y el escudo que los protege me parecieron demasiado fuertes para un arma lenta y poco eficaz. Seguro que se habrán abatido cientos con ese y otros arcos parecidos pero cuando se trata de matar con efectividad no hay lugar para experimentos. Un animal no merece sufrir por dispararle con un arma de escasas prestaciones, para mi lo primero es el respeto a mis piezas y lo segundo los resultados.

Vaciar la hucha y comprar uno nuevo fue cuestión de pocos meses, el Magnum se lo regalé a uno de mis mejores amigos, siendo principiante me pareció un arma para “destetarse” tirando flechas.

Cayó entonces en mis manos ” el Premonition 2014″ un artefacto que tenía potencia suficiente para poner “patas arriba” un marrano fuera cuál fuera su edad, tamaño y porte. En un principio me cautivó su “pegada” y velocidad, la marca tenía fama así que en principio contaba con mi confianza y dominar su “tosca terquedad” debía ser cuestión de tiempo. De los errores también aprendemos y yo aprendí “de la hostia”.

 

 

2016-04-03 12.06.19

 

 

Aprendí a centrar correctamente un arco, los ejes, “los peros”, “comos”, y “porqués” de su funcionamiento y de sus fallos. Con laser o con una simple cuerda terminé por “cogerle el punto al ajuste”. Hice alguna que otra cuerda, reparé forrados, anudé, entorché, cambié  y sincronicé palas y poleas.

 

 

 

 

 

 

Construí e instalé varios sistemas de puntería hasta dar con el más adecuado a mis necesidades.

 

 

 

 

Su talón de Aquiles fue su empuñe molesto e inestable que me obligó a montar una empuñadura postiza que anduve retocando durante meses. Entrené durante muchos días sin conseguir los resultados esperados.

 

 

 

 

No consegui terminar contento más de dos días seguidos y estaba cantado que nuestra “relación” terminaria en desastre.

 

 

2016-07-23 18.40.22

 

 

La misma tarde que esperaba estrenarlo en un Aguardo mientras entrenaba estallaron sus cables llevándose con ellos, la cuerda, el loop  y el disparador, dejando una sutil caricia en mi mejilla de recuerdo. No puedo decir que lo sintiera en exceso más allá del dinero y el tiempo invertidos en él. Ciertamente le había tomado ojeriza y llegar a dominarlo un asunto personal que no podía acabar de otra forma. La confianza en la marca y su inmerecida buena fama también terminó para mí y para otras personas que ya albergaban serias dudas sobre ella.

Tras muchos meses de aprendizaje y entrenamiento todo se había ido “a cascarla” en el último minuto. Volví a coger el rifle y a cazar con la extraña paradoja de aguardar al 10 metros con un arma que mataba a 300, esa misma tarde abatí un jabalí mediano a no más de ocho.

Poco tardaron mi mujer y mi hijo en darme una grata sorpresa, me regalaron un arco nuevo y escogí el que mejor se adaptó al presupuesto y a mis exigencias.

 

 

 

 

 

Bowtech Carbon Icon 70# una verdadera máquina. Una vez ajustado y montado comencé a lanzar flechas con él y a sentirme muy cómodo con su empuñadura. Suave al abrir y con el valle justo para mantenerlo abierto con cierto confort, esta vez había acertado en la elección.

 

 

 

20170422_191913

 

 

Un Arco al que no encuentro defectos ni más limitaciones que las que tiene por construcción, da lo que ofrece sin que haga falta más. Ligero, corto y muy estable al soltar, equipado con un simple estabilizador, una linterna y un pequeño visor de punto rojo, configurado para esperas a distancias de 20 metros como mucho.

Con sus tornillos de potencia apretados al máximo y mi apertura de 29,5″ ronda las 70#, con velocidad suficiente para traspasar tres guarros medianos en fila india o uno bien grande si me da oportunidad y precisión para colocar las flechas en su sitio.

 

 

2017-10-14 11.43.18

 

 

 

Lo he probado varias veces en caza real y no tiene pega alguna, buen manejo por su escaso peso y ajustadas dimensiones, apertura fluida, silenciosa, fácil de aguantarlo abierto. Lástima que  no pudiera llegar a culminar los lances, no por culpa del arco fueron otros los motivos que detallaré más adelante en algún relato.

Los tradicionales los reservo para la caza al vuelo, alguno que otro ha caído en mis manos pero como siempre me faltan oportunidades para cambiarlos por la escopeta.

 

 

 

IMG_20150124_173202

 

 

 

Sigo inventando cachivaches para trabajar con los arcos, un bastidor, un soporte (bow wise), dos prensas y alguno más que no llegó a ver la luz. Sigo aprendiendo de mis errores de mis  triunfos y espero tener pronto oportunidad de probar mi “bestia negra” en algún lance provechoso.

 

 

 

 

Y la intención de fabricarme un Mongol de bien recio con tendones y cuerno de búfalo larvada en mi “sesera” con la misma fuerza que antaño tuve en usar el viejo “Magnum”.

 

 

Categorías: Mis Herramientas | Etiquetas: , , | 4 comentarios

Navegador de artículos

4 pensamientos en “El Arco

  1. Francisco Hortelano Tendero

    Pues manos a la obra y suerte en esa nueva construcción.
    Un abrazo lobo

    Me gusta

    • Aún tardará un tiempo, el poleas requiere entrenamiento y para el mongol necesito un tiempo que ahora mismo no tengo y seguramente haré más de dos.

      Me gusta

  2. Titin

    Es curioso ver como volvemos a los orígenes,yo he seguido los mismos pasos que tu uno a uno.La única diferencia es que yo me he decantado por el tradicional buscando algo mas que elpoleas ya no me terminaba de dar.
    Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: